Tratamiento para el acné. Por fin el definitivo.

Tratamiento para el acné

Tratamiento para el acné. Te voy a intentar ayudar a conseguir que tu piel luzca sin problemas con una serie de
sencillos consejos, no importa la edad, o los problemas que hayas padecido anteriormente con cualquier otro tratamiento que hayas utilizado para ver tu piel libre de acné y puntos negros. Pero antes de hablarte del tratamiento para el acné, te voy a explicar lo que necesitas saber sobre la piel.

Tratamiento para el acnéEn primer lugar estarás de acuerdo en que la piel es el órgano más grande del cuerpo y al ser la última defensa que tenemos ante las agresiones exteriores, también es el más maltratado. Se compone de tres capas, la epidermis que es la capa externa, la dermis o capa intermedia y las capas subcutáneas. Está compuesta de folículos pilosos, glándulas sebáceas, melanina y tejido conectivo. Las células de la piel se regeneran aproximadamente cada treinta días, tienen una alta concentración de agua y necesita que los poros no estén obstruidos para permitir la respiración.

Tras esta pequeña explicación de nuestra piel vamos a pasar a sus problemas.

Acné: Seguramente ya sabes que nuestra piel segrega un aceite llamado sebo y que se produce naturalmente. El sebo es un producto químico que ayuda a mantener los niveles correctos de Ph para que nuestra piel se defienda de los ataques de bacterias e infecciones exteriores.

Una advertencia, al sufrir de acné y utilizar un tratamiento habrás notado que tras unos pocos días en que parece que funciona,  vuelves a estar como al principio y esto es porque la piel se adapta rápidamente a cualquier cambio exterior rápidamente. Si comienzas a utilizar un jabón que te promete eliminar la grasa la piel contraatacara generando más grasa para protegerse.

Para poder usar un tratamiento para el acné,  lo primero que debes de hacer es dejar a tu piel descansar durante unos días, olvidarte de productos abrasivos y utilizar tan solo agua y un jabón neutro para que recupere su estado natural.

A partir de este momento es cuando puedes comenzar con el tratamiento para el acné.